Hoy día debido a las condiciones de vida, el estrés, el abuso de las comidas rápidas y desequilibradas y a la gran demanda de energía física y mental que exige el competitivo mundo laboral, ponemos nuestro organismo al límite de sus fuerzas.

Si comes de cualquier forma y a deshoras, te sientes cansado a menudo, con la moral baja, muy susceptible, coges todos los virus y resfriados que entran en tu oficina, y cualquier nuevo proyecto se convierte en una montaña, posiblemente tengas déficits de nutrientes imprescindibles para nuestro organismo como son los antioxidantes. El estrés, el tabaco, el alcohol y también los malos ratos (Estrés Emocional); aumentan el gasto de nutrientes utilizado en los procesos de neutralización de los Radicales Libres y por ende del control del Estrés Oxidativo. 

Pero, ¿cómo sabemos qué hay que suplementar? Midiendo el Nivel de Radicales Libres y el Poder Biológico Antioxidante. Esta prueba la realizamos en la Clínica y bastan una gota de sangre.

Con los resultados del análisis, la sintomatología del paciente y sus hábitos y estilo de vida podemos saber cuáles son los antioxidantes y nutrientes que debemos suplementar.

Nuestro objetivo es restaurar y mantener un equilibrio interno correcto entre el nivel de Radicales Libres y el consumo de antioxidantes tanto propios como exógenos.

A partir de los 40 años nuestro principal mecanismo antioxidante, “la hormona de crecimiento”desciende vertiginosamente, por lo que en estas edades la suplementación con antioxidantes es vital, pues por desgracia la alimentación es insuficiente.

Los antioxidantes externos son: Vitamina A, C y E, Selenio, Magnesio, Zinc y Manganeso, Atocianinas, Indoles , Tioles, etc. Hablaremos de cada uno de ellos en sucesivos post y de cómo no incurrir en un déficit de antioxidantes con fatales desenlaces.

Llámanos        +34 958 52 25 16