Estuvimos presentes en Valencia en el I Symposium Europeo de Nutrigenética en Antiagingorganizado por la FIEEL (Fundación Instituto Europeo del Estudio de la Longevidad)  fundación que la que tengo el orgullo de ser patrono fundador. La FIEEL es una sociedad científica de reciente nacimiento y este I Symposium ha sido una prueba más del grandioso futuro que tiene por delante esta Fundación, gracias a la magnífica labor que está haciendo su presidenta la Dra. Vicenta Llorca.  El trabajo de la Fundación está enfocado al hecho de que el ser humano está determinado genéticamente a vivir más de 100 años y a buscar los mecanismos que hagan que esa larga vida vaya acompañada de una buena salud en todos los aspectos. 

Estuvieron ponentes de la talla de la Dra. María Blasco Directora del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), la Dra. Mónica de la Fuente Catedrática de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid, el Profesor D. José Viña Catedrático de Fisiología de la Universidad de Valencia y otros ponentes de talla pertenecientes a la AINUC (Academia Internazionale di Nutrizione Clinica). En temas de Nutrigenética echamos de menos al Dr. Keith Grimaldi Director Científico de Eurogene EU Project, a quien esperamos ver en un próximo encuentro.

Fue una interesantísima jornada en la que hubo una gran asistencia. Nos encontramos muchos compañeros,  todos con las mismas inquietudes y atendiendo a las mismas fuentes de intensa sabiduría con base científica en Medicina AntiAging. Hubo tres ponencias realmente extraordinarias y que voy a intentar compartir con vosotros aquí en nuestro Blog. Vamos a empezar por la Dra. María Blasco cuyo título de la charla fue «Medidor de la Longitud Telomérica como Marcador de la Edad Biológica«. María Antonia Blasco es una científica española especializada en los Telómeros y laTelomerasa. Desde el 22 de Junio de 2011 dirige en España el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas CNIO. Es licenciada en Ciencias Biológicas y Doctora en Bioquímica y Biología Molecularpor la Universidad Autónoma de Madrid.

Pero vamos a empezar definiendo qué son los Telómeros: son estructuras que se encuentran al final de los cromosomas y son los que le dan estabilidad a los mismos. En las sucesivas divisiones celulares protegen el final de los cromosomas evitando que la doble estructura helicoidal se abra perdiendo toda la información genética de la célula que irremediablemente produciría la muerte celular. El problema es que con cada división celular, los Telómeros se van acortando hasta que llega un momento que desaparecen. Pero existen unas estructuras enzimáticas llamadas Telomerasas cuya función es reconocer justo el final del Telómero y sintetizar de Novo las secuencias teloméricas perdidas progresivamente en cada división. Sin estas estructuras tanto la vida como el mantenimiento de las especies, no sería posible.

Se ha visto que la Longitud Telomérica puede ser un buen Biomarcador del Grado de Envejecimiento: La primera vez que se demostró que el acortamiento de los Telómeros tenía un impacto en el envejecimiento fue generando un ratón deficiente en Telomerasa, es decir, no tenían las enzimas que restauran las deficiencias de los Telómeros, y lo que ocurrió es que los Telómeros se acortaban y se producían fusiones cromosómicas y esto daba lugar a un envejecimiento prematuro. Esto se ha podido también demostrar en humanos, es decir, individuos que están en los percentiles más bajos de longitud Telomérica tienen un riesgo significativamente más alto de padecer una serie de enfermedades entre las que destaca Enfermedades Cardiovasculares y Enfermedades Neurodegenerativas propias del envejecimiento.

Evidencias solidas de que el acortamiento de los Telómeros es uno de los mecanismos responsables del proceso de envejecimiento es una serie de enfermedades genéticas que se caracterizan por mutaciones en la Telomerasa. Son personas que nacen con Telómeros más cortos de lo normal desarrollando una serie de patologías caracterizadas por una pérdida de la capacidad regenerativa de los tejidos dañados: algunos tipos de anemia aplasica, fibrosis pulmonar, etc. Otros factores que también se ha visto pueden incidir en la longitud Telomérica son factores ambientales y hábitos nutricionales, que impactan de manera diferente en el mantenimiento de la longitud Telomérica y que se asocian al proceso de envejecimiento. Es decir, unos malos hábitos de vida y nutricionales pueden incidir de forma directa en el acortamiento de los Telómeros y de esta manera precipitar en proceso de envejecimiento y sus enfermedades asociadas.

La Medicina AntiAging como Medicina Personalizada y Preventiva se basa en estudios genéticos para ver el factor de riesgo de padecer una enfermedad basada en la herencia de nuestros genes pero sin embargo estos test no reflejan el modo de vida o los hábitos nutricionales del paciente, sin embargocon la medida de Telómeros se integran tanto los factores genéticos como los factores ambientales, y mediante la integración de estos dos tipos de información se puede obtener una idea más poderosa y más precisa de los factores de riesgo y sobre todo del tiempo que va a pasar hasta terminar en enfermedad, sirviendo de esta manera en el desarrollo de nuevos tratamientos que vayan destinados a la prevención y al aumento del «health span» o tiempo de vida libre de enfermedad, objetivo fundamental de la Medicina Antiaging.

Llámanos        +34 958 52 25 16