La OMS ha definido la Obesidad como la epidemia del Siglo XXI por las dimensiones adquiridas a lo largo de las últimas décadas, por su impacto sobre la morbimortalidad, la calidad de vida y el gasto sanitario. En España según un estudio realizado por el Grupo SEEDO la prevalencia de la obesidad es del 15,5%, siendo mayor entre las mujeres en un 17,5% .La prevalencia del sobrepeso se estima en un 39,2% siendo más elevada en los hombres 46,4%.Pero lo más preocupante es que sigue aumentando sobre todo en la población infantil (el 15% de los adolescentes, es obeso), siendo España el país de Europa con mayor prevalencia de Obesidad Infantil. Cada vez se dispone de una evidencia más clara sobre el impacto de la obesidad en la mayoría de las enfermedades crónicas, no sólo con lasenfermedades cardiovasculares, si no con otras tan frecuentes como Diabetes tipo 2, Artrosis, problemas psicológicos y algunos tipos de Cáncer.

Desde el punto de vista práctico se considera el índice de masa corporal (IMC) el método ideal para el diagnóstico de la obesidad, por su buena correlación con la grasa corporal total. El IMC es igual al peso corporal en kilogramos, dividido entre la talla en metros al cuadrado (IMC = peso en kg/ talla en m2). Se considera ideal un IMC entre 20 y 25; sobrepeso entre 25 y 29,9; obesidad grado I de 30 a 34,9 de IMC; obesidad grado II de 35 a 39,9 de IMC y obesidad grado III, extrema o mórbida, con un IMC mayor de 40. Esta clasificación no es arbitraria, sino el resultado de estudios que demuestran quepor encima de 25 de IMC aumentan las probabilidades de eventos relacionados con la enfermedad aterosclerótica y sus consecuencias, como son los cardiovasculares y cerebrovasculares, y las alteraciones metabólicas como la resistencia a la insulina, la diabetes mellitus, las alteraciones de los lípidos y la hipertensión arterial, sin mencionar las neoplasias tales como la de colon, mama y endometrio y los trastornos del tracto gastrointestinal.

Estudios recientes evidencian que la Obesidad, en especial el tejido adiposo visceral (directamente correlacionado con el perímetro abdominal), se asocia con una Inflamación Crónica de bajo grado, puesto que se han encontrado citoquinas inflamatorias como Il-6 y PCR. Asimismo, el Estrés Oxidativose ha propuesto como un potencial inductor de la inflamación y de la susceptibilidad a la obesidad y patología asociadas. La respuesta inflamatoria iniciada en el tejido adiposo blanco, produce una situación crónica a nivel sistémico, generando un círculo vicioso, el cual finalmente conduce a resistencia insulínica, ateroesclerosis y alteraciones propias del síndrome metabólico. ElHiperinsulinismo se asocia una severa Disfunción Endotelial no sólo por el estado inflamatorio crónico y sistémico a nivel de las arterias, sino que en estos pacientes además existe un estrés oxidativo mayor puesto que la hiperglucemia crónica desencadena procesos de Glicación que dan lugar al proceso de endurecimiento de las arterias o Ateroesclerosis. Este factor junto a la obesidadfundamentalmente Visceral es la causa más común de Lesión Endotelial y posterior formación de la placa de ateroma y riesgo de enfermedad cardiovascular e Hígado Graso. 

Además, se ha comprobado en los pacientes obesos que existe un aumento del Estrés Oxidativo junto con una disminución de la concentración de antioxidantes en sangre, tanto Endógenos (SOD, catalasa, Glutation Peroxidasa) como los niveles de vitamina A, vitamina C, Zinc, Selenio (estudio evidencia que a mayor Índice de Masa Corporal en mujeres, menor es la concentración de Selenio) Cobre (en otro estudio se vieron mayores niveles de Cobre entre la población obesa). En el estudio ATTICA que se llevó a cabo en la provincia de Attica (Grecia) se vio que los sujetos que seguían una dieta tipo mediterránea (por su riqueza en antioxidantes naturales) tenían menos riesgo de padecer obesidad que los sujetos que no seguían este tipo de dieta.

En los pacientes obesos y fundamentalmente los que tienen obesidad abdominal tengan o no tengan ya complicaciones añadidas como Resistencia a la Insulina, Diabetes Mellitus tipo II, Hipertensión Arterial , lesión endotelial, etc.; es posible una actuación eficaz desde la Medicina Ortomolecular. Lo primero es establecer los posibles factores de riesgo con la valoración del Índice de Masa Corporal, la medición del perímetro abdominal junto con las pruebas diagnósticas para ver el nivel de colesterol malo (LDL) que está oxidado, uno de los principales factores de riesgo para lesión endotelial y enfermedad arterial, Índice HOMA-1 y HOMA-2 para el diagnóstico de Resistencia a la Insulina e Hiperinsulinismo que también nos proporciona un índice de riesgo cardiovascular, etc. Lo más importante en este tipo de pacientes es seguir evitando la oxidación del colesterol malo y corregir las alteraciones que han dado lugar al desarrollo de la enfermedad, con el uso de tratamientos específicos para cada paciente.

Los tratamientos más importantes en estos pacientes es el control del Estrés Oxidativo mediante laOzonoterapia y la Nutrición Ortomolecular, aportando los minerales, oligoelementos y vitaminas que necesita cada paciente en concreto para subsanar déficits y para tratar las complicaciones de la Obesidad. Existen diversos estudios donde se ha demostrado que la suplementación con determinados Antioxidantes es capaz de disminuir el peso corporal, como la cantidad de tejido adiposo, disminuyen la oxidación del colesterol que como hemos dicho antes que es la que se deposita en la lesión endotelial y forma la placa de ateroma, mejoran la resistencia la insulina y así al tratamiento de la Diabetes Mellitus tipo II, entre otras muchas funciones.

Si la Enfermedad Cardiovascular empieza a estar establecida o ya lo está del todo, se utiliza laTerapia de Quelación que limpia las arterias del colesterol y el calcio depositado en las placas de ateroma, regenerando todo el sistema cardiovascular. Por todo esto es importante recordar que existen muchos factores externos fundamentalmente referidos a los Hábitos de vida que son la causa más importante del desarrollo de la Obesidad y de sus graves enfermedades asociadas.

  • Dieta adecuada, rica en frutas y verduras de calidad, moderada en proteína animal y exenta de grasas e hidratos de carbono de asimilación rápida
  • Control y Gestión del Estrés tanto físico como Emocional: dado que se produce una aumento crónico de la hormona Cortisol que está diseñada para actuar durante pocos minutos de forma fisiológica, pero en estados de estrés continuo existen niveles altos y constantes a lo largo del tiempo del Cortisol que da lugar a complicaciones como la Hipertensión arterial, Diabetes, enfermedad cardiovascular…)
  • Eliminación de Tóxicos como tabaco, alcohol, excitantes…
  • Ejercicio Físico es clave tanto en la prevención de la Obesidad como en el tratamiento de las enfermedades asociadas a ella. En un estudio se vio como el ejercicio físico practicado de forma regular producía un aumento en los receptores para la glucosa GLUT-4, mejorando en estos pacientes los niveles de glucemia y la resistencia a la insulina.

Llámanos        +34 958 52 25 16