Diariamente en mi consulta atiendo a cada vez más mujeres jóvenes menores de 40, que están preocupadas porque su piel no luce sana, luminosa, sino más bien apagada, sin vida. Hoy día estamos sometidos a continuas agresiones no sólo externas como es la contaminación ambiental y la radiación ultravioleta, si no internas, a través de los alimentos que llevan pesticidas y otras sustancias contaminantes. Esto sumado a la falta de nutrientes esenciales que presenta la alimentación actual da lugar a un déficit de sustancias vitales para nuestros órganos, entre ellos nuestra piel, y en concreto el fibroblasto. Todo esto tiene como consecuencia que en pieles incluso jóvenes, estén envejecidas prematuramente, teniendo características físicas de una piel de mayor edad como la flacidez, manchas,  hiperqueratosis y arrugas por una piel adelgazada y deshidratada.

La misión del Médico Estético es la de parar e intentar revertir los efectos de estos contaminantes, mediante la utilización de técnicas que estimulen al fibroblasto que se encuentra en la capa media de la piel, la dermis, y es el encargado de producir colágeno, elastina y ácido hialurónico, dándole a la piel tensión, elasticidad e hidratación.

Es necesario aportar a la piel las vitaminas, oligoelementos y aminoácidos que son la materia prima que necesitan nuestras células. Como por ejemplo, la vitamina C, esencial para los procesos de síntesis del colágeno y la reparación de los daños celulares producidos por la radiación ultravioleta del sol.

El tratamiento de base de cualquier piel y mucho más en este tipo de pieles envejecidas prematuramente, es la utilización de una buena cosmética, a ser posible Biológica como comenté en mi anterior post, que va a aportar la oxigenación y nutrición necesaria en la epidermis y eliminación de la capa córnea que está muy engrosada en las pieles fotoenvejecidas y le da ese aspecto de piel “acartonada”.

Al mismo tiempo que se comienza con el tratamiento en casa con la cosmética biológica Granada, hay que aportar a la dermis todos los nutrientes de los que carece además de estimular al fibroblasto a que “arranque los motores de producción” de colágeno, elastina y acido hialurónico y eso lo conseguimos con el MICROPUNCTURE-LAB, novedosa técnica que es sin duda la Evolución de la Mesoterapia Facial: con esta técnica hacemos penetrar el producto en toda la extensión de la dermis gracias al cabezal de múltiples agujas de pocos milímetros, y no sólo en algunos puntos.

Entonces, ¿Dónde queda la Mesoterapia Facial como técnica de Rejuvenecimiento Facial? Pues la sigo usando como técnica de apoyo al MicroPuncture Lab. Muchas pacientes necesitan un refuerzo de una sustancia concreta, por ejemplo Ácido Hialurónico y se le proporciono justo en el lugar más afectado y con mayores alteraciones. La MESOTERAPIA FACIAL o BIOLIFTING consiste en introducir el producto en carencia en la dermis con una aguja de muy pequeño calibre, casi como un pelo. Las altas dosis de principios activos depositados en la dermis estimulan el metabolismo celular y de esta manera la síntesis de las proteínas de sostén y de hidratación.

Es prácticamente indoloro y no nos aparta de nuestra vida social puesto que no deja marcas. Lógicamente el número mínimo de sesiones de Mesoterapia Facial disminuye en los pacientes tratadas con MicroPuncture Lab, pasando de tres sesiones a sola una. Sólo en casos de una piel muy madura, como por ejemplo una mujer en menopausia, la dermis está adelgazada por la falta de estrógenos sanguíneos, el fibroblasto apenas funciona con lo que solemos encontrar una piel delgada, fláccida, con arrugas y de aspecto mortecino. Aquí si se necesitarían al menos tres sesiones.

Llámanos        +34 958 52 25 16