A partir de los 35 años, comienzan a aparecer arrugas y a marcarse las líneas de expresión. Estas arrugas son muy antiestéticas para algunas personas, por eso es que recurren a tratamientos para eliminarlas o suavizarlas. Las arrugas del entrecejo, las patas de gallo y el código de barras son las arrugas que más se notan al llegar esta edad.

Las arrugas que se forman en la parte superior e inferior del labio, las llamadas arrugas de código de barras, son debidas a factores genéticos y hormonales. También se producen en mujeres fumadoras por la contracción del músculo al dar una calada.

A nivel externo, si la piel está fotoenvejecida por exceso de sol, tendremos también un engrosamiento de la misma y la consiguiente “fractura” dando lugar a una arruga más marcada,  aún estando la boca en reposo.

Por lo tanto tenemos dos tipos de arrugas a tratar:

1.- Si las arrugas están poco marcadas y la piel no está fotoenvejecida por el sol y en un buen estado de hidratación: con la infiltración en la zona con implantes de relleno tipo acido hialurónico y colágeno es suficiente para borrarlas.

2.- Si las arrugas son muy marcadas porque el músculo sea muy potente o porque la piel esté muy fotoenvejecida, o por ambas cosas, lo primero que hay que hacer es disminuir el grosor de la piel para que también disminuya la profundidad de la arruga, y esto se consigue con un Peeling. El Peeling se hace en toda la cara para evitar diferencias de coloración en la piel.

Con el Peeling conseguimos desengrosar la piel para  inyectar siempre la cantidad óptima de relleno. El conocido efecto de «boca de pato» se produce siempre por inyectar más de la cuenta.

El Peeling que utilizo es el Peeling Biológico Granada Green-Peel que produce una descamación controlada y una renovación de la piel que hace que se necesite poner poca cantidad de relleno dando un efecto muy natural y de paso hemos conseguido una piel renovada y rejuvenecida por el efecto lifting que también posee.

Llámanos        +34 958 52 25 16