Recientemente hemos acudido al  XII IMCAS Congress en París, y tuvimos el placer de conocer a la Dra. Valeria Cogorno formadora de  Merz Aesthetics, laboratorio que tuvo la deferencia de invitarnos. Todos los simposios que dio el laboratorio me parecieron muy interesantes y a pesar de volver a abordar tratamientos tan consolidados como el Botox y los Implantes de Relleno, siempre se aprovecha algo que te hace reconsiderar ciertos aspectos en pro de mejorar tu técnica.

El reencuentro con compañeros de todo el mundo es muy enriquecedor pues aplicando la misma técnica, al perseguir objetivos de belleza diferentes según cada cultura, la técnica original  deriva en “subtécnicas”, que cada doctor perfecciona en su clínica, y que tenemos ocasión de poner en común en este tipo de eventos.

En el propio IMCAS el laboratorio Merz Aesthetics nos propuso realizar en Clínica Centro unasJornadas de Formación parecidas a lo expuesto allí en París. Han sido este Viernes día 3, con la Dra. Valeria y hemos tratado 4 pacientes-modelo, 2 para Botox y 2 para implantes de relleno. Uno de ellos fue realmente instructivo, el resultado fue sobresaliente y es un caso muy común. Pacientefemenino de 50 años, sin mucho fotoenvejecimiento y una piel de buena calidad y bien cuidada por el uso prolongado de Cosmética Biológica, Biologique Recherche para ser más exactos;  pero que debido al envejecimiento fisiológico presentaba  ya una pérdida de  grasa a nivel profunda y cierta ptosis o caída de la grasa subcutánea con la formación de la doble línea maxilar. Destacar tambiénmucha flaccidez por varios aumentos y pérdidas de peso que había sufrido la paciente a lo largo de su vida.

Esta paciente ya había intentado una mejora de su aspecto mediante Implantes de Relleno Radiesse pero sin un resultado totalmente satisfactorio. Efectivamente ya tenía una infiltración anterior, muy bien hecha por cierto, pero insuficiente, es decir, de entrada necesitaba “más cantidad en más sitios”.

Procedimos al marcaje con lápiz dermográfico de las zonas a tratar siguiendo las líneas de tensión de la piel dibujando un verdadero “mallaje” para conseguir efecto de tensión de la piel. A nivel del punto de mayor proyección del pómulo se infiltró también Radiesse para conseguir la proyección de éste, cosa que le era característica a la paciente y que ya había perdido. De igual manerarecuperamos el ángulo mandibular también perdido consiguiendo una línea mandibular marcada, propia de la juventud; y por último elevación de la comisura bucal que tenía muy pronunciada por el efecto de la flaccidez.

De inmediato pudimos apreciar como por el efecto voluminizador del Radiessela piel se retensaba,se volvían a marcar los pómulosla piel aparecía redensificada y la comisura bucal de “tristeza” había desaparecido y convertido en un gesto de juventud. La paciente ya se veía rejuvenecida al instante!

Pero lo mejor de todo es que el Radiesse produce una estimulación de los fibroblastos para que sinteticen colágeno y elastina que son las proteínas que dan densidad y tensión a nuestra piel y que a partir de los 35 años empezamos a perder.

Los efectos del relleno duran de 1 a 2 años pero con los retoques oportunos, muy económicos por cierto, no perderemos el efecto, y el fibroblasto seguirá estimulado y nuestra piel en lugar de envejecer, REJUVENECERÁ.

Llámanos        +34 958 52 25 16