Desde tiempos remotos se han intentado buscar sustancias que sirviesen para rellenar defectos o de la piel. Los primeros materiales implantados fueron sólidos, sustancias como oro, marfil, cerámica, etc. Requerían procedimientos quirúrgicos, lo cual hacía al tratamiento agresivo y poco tolerable por el paciente. Desde los años 60 se empezó la búsqueda de materiales de relleno para aumentar tejidos blandos, corregir arrugas, depresiones. La aparición de materiales implantables mediante una simple inyección fue una revolución para la Medicina Estética y para las miles de mujeres y hombres en el mundo que los llevan.

Después de la cara, las manos son el segundo indicador más visible de la edad, por lo tanto merecen una atención muy especial. A pesar de tener un rostro rejuvenecido, si las manos no están correctamente tratadas el resultado global puede quedar bastante deslucido.

Diariamente en mi consulta atiendo a cada vez más mujeres jóvenes menores de 40, que están preocupadas porque su piel no luce sana, luminosa, sino más bien apagada, sin vida. Hoy día estamos sometidos a continuas agresiones no sólo externas como es la contaminación ambiental y la radiación ultravioleta, si no internas, a través de los alimentos que llevan pesticidas y otras sustancias contaminantes. Esto sumado a la falta de nutrientes esenciales que presenta la alimentación actual da lugar a un déficit de sustancias vitales para nuestros órganos, entre ellos nuestra piel, y en concreto el fibroblasto. Todo esto tiene como consecuencia que en pieles incluso jóvenes, estén envejecidas prematuramente, teniendo características físicas de una piel de mayor edad como la flacidez, manchas, hiperqueratosis y arrugas por una piel adelgazada y deshidratada

A partir de los 35 años, comienzan a aparecer arrugas y a marcarse las líneas de expresión. Estas arrugas son muy antiestéticas para algunas personas, por eso es que recurren a tratamientos para eliminarlas o suavizarlas. Las arrugas del entrecejo, las patas de gallo y el código de barras son las arrugas que más se notan al llegar esta edad.

Llámanos        +34 958 52 25 16