Desde tiempos remotos se han intentado buscar sustancias que sirviesen para rellenar defectos o de la piel. Los primeros materiales implantados fueron sólidos, sustancias como oro, marfil, cerámica, etc. Requerían procedimientos quirúrgicos, lo cual hacía al tratamiento agresivo y poco tolerable por el paciente. Desde los años 60 se empezó la búsqueda de materiales de relleno para aumentar tejidos blandos, corregir arrugas, depresiones. La aparición de materiales implantables mediante una simple inyección fue una revolución para la Medicina Estética y para las miles de mujeres y hombres en el mundo que los llevan.

Llámanos        +34 958 52 25 16