El envejecimiento cutáneo es un proceso dinámico y complejo en el que están involucrados múltiples factores: genéticos, hormonales y ambientales. Es definido clínicamente como una pérdida de elasticidad del tejido pérdida de la capacidad de recuperar su estado inicial después de un estiramiento de la piel), cambio de la textura de la piel (espesamiento o adelgazamiento) y la aparición de anomalías superficiales (pequeños vasos sanguíneos en la piel, manchas oscuras).

Hoy la Humanidad está expuesta a los niveles más altos de plomo, mercurio, arsénico, aluminio, estaño, níquel, antimonio y titanio de toda su historia. La vida media de estos metales tóxicos en el organismo es prolongada debido a su acumulación en el hueso y en estudios recientes se ha comprobado que hoy en día tenemos de 400 a 1.000 veces más plomo en los huesos que hace 400 años. Investigaciones clínicas han demostrado que a partir de determinadas concentraciones, estos elementos son tóxicos y se encuentran fuertemente relacionados con determinados desordenes patológicos: fatiga, cefalea, náuseas, pérdida de memoria, debilidad muscular, incapacidad para concentrarse, déficit de atención etc.

Page 3 of 3 1 2 3

Llámanos        +34 958 52 25 16