Cada día, millones de personas se quejan de estar siempre cansadas. Siempre hay algo puntual a lo que achacárselo: mucho trabajo, el negocio, incluso algunos apuntan a la crisis como causa de sus males… Pero generalmente el verdadero culpable son los hábitos diarioslo que comemos, cómo dormimos y cómo lidiamos con nuestro entorno emocional.
 
Un símil que me gusta utilizar para describir el Cansancio Crónico es el de ese ordenador con media vida por delante, ni mucho menos viejo, y dotado con muy buenos recursos, que empieza a no funcionar del todo bien, a ir lento, hasta ser prácticamente inservible. Para que ese ordenador vuelva a ir bien basta con hacerle un RESET  o mejor dicho UN FORMAT, e instalarle un NUEVO SISTEMA. Bien, pues a nuestro organismo le sucede algo parecido, y se manifiesta por un conjunto de síntomas que llamamos Cansancio Crónico.

El Cansancio Crónico es uno de los motivos de consulta más frecuentes en las clínicas de Medicina Ortomolecular y Antienvejecimiento. Hombre o mujer de entre 40 y 55 años, que lleva trabajando duro muchos años y algunos de ellos forzando más de la cuenta: mala alimentación y mala calidad de sueño para afrontar una dosis excesiva de presión a la que ninguno escapamos en estos tiempos.
 
Lo que encuentro común en todos ellos es una sensación de cansancio intenso y continuo que no se alivia con el descanso y no es causado directamente por otras enfermedades. También dolores musculares, dolor de cabeza, desánimo y depresión.

Los pacientes aseguran no haberse sentido así antes y no consiguen alivio con el reposo, físico ni emocional, pues habiendo disfrutado de hasta 20 días de vacaciones, a la vuelta están de nuevo igual. De hecho, algunos abandonan actividades cotidianas que antes hacían sin esfuerzo. Hacer la compra semanal por ejemplo les supone un mundo. Otros síntomas abarcan:

  • No sentirse descansado después de haber dormido suficiente tiempo.
  • Falta de memoria.
  • Problemas para concentrarse.
  • Confusión.
  • Dolor articular pero sin hinchazón ni enrojecimiento.
  • Irritabilidad.
  • Debilidad muscular en todo el cuerpo o en distintas partes.

Empezaremos por hacer un estudio completo de su Estrés Oxidativo y su Capacidad Antioxidante. En nuestro organismo existe un delicado equilibrio entre la producción (externa o interna) y el “desmantelamiento” de los radicales libres (por parte de los sistemas antioxidantes). La rotura de este equilibrio provoca la aparición de lesiones celulares que, si son graves y prolongadas en el tiempo, conducen a una aceleración del proceso de envejecimiento y a la aparición de numerosas enfermedades.

Un paciente con cansancio crónico dará unos valores de Estrés Oxidativo por encima de 300 lo que quiere decir que esta en carencia de antioxidantes propios y externos para combatir el exceso de Radicales Libres.

Pero además este tipo de pacientes presentan dos síntomas más en común: un mal funcionamiento de algunos de sus sistemas de desintoxicación (hígado, riñón) y una desnutrición celular importante.

Imaginaros un terreno abandonado, incultivable y lleno de desechos. Para volver a convertirlo enfértil hay que realizar tareas de limpieza y abonado que en nuestro organismo equivaldría  a desintoxicarlo y nutrirlo.

Traducido a una Terapia Antienvejecimiento, los 4 objetivos son claros:
  1. Desintoxicaremos el hígado para proteger el organismo frente a la toxicidad de los desechos metabólicos.
  2. Con la Quelación limpiaremos las arterias de las placas de ateroma y eliminaremos metales tóxicos.
  3. Con la Ozonoterapia activaremos la circulación sanguínea, aportando oxígeno. También reduciremos los niveles de colesterol y ácido úrico eliminando los componentes sólidos de la sangre.
  4. Con la Nutrición Ortomolecular restableceremos el equilibrio químico del organismo, la restitución del déficit nutricional intracelular. Este objetivo se consigue a través del uso de sustancias y elementos naturales, como vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, probióticos y coenzimas, los cuales van a permitir un reequilibrio bioquímico, neutralizando efectos tóxicos.

Llámanos        +34 958 52 25 16